11 feb. 2010

PERDONAME ANDREA, PERO NO ME VOY CONTIGO


En mi continua rebeldía para deshacerme de una bruja y habiendo tomado la determinación de no ingerir pastillas que me descomponen màs que componen, desde hace un tiempo tiro por los cerros de la medicina alternativa. Así voy añadiendo a mi curriculum varios escalones. Reiki, Risoterapia, Flores de Bach, Reflexoterapia, Constelaciones Familiares, Respiración holotrópica. Sinceramente, encuentro mucha más sanación en estas terapias que en las recetas otorgadas por la SS durante los primeros seis años en mi nueva condición de enferma crónica.

Ayer volví a una sesión de Biomagnetismo. Desde hace dos meses por circunstancias ajenas a mi voluntad no he podido acudir. Ayer, acompañada de una amiga, recorrimos los 100 kms q me separan de la consulta. Una mujer rota por todos lados retomó la consulta. Durante la sesión de dos horas, mis ojos no dejaron de llorar.

- Te duele el cuerpo?, preguntó la Terapeuta, mientras secaba mis lágrimas con un pañuelo
- Me duele el Alma, contestó esa voz lúgubre que me acompaña

Luego caí en un estado de no estar.

Los bichitos de mi cuerpo han encontrado una confortable mansión donde viven encantados. Volví a la cama azul completamente exhausta y dormí profundamente hasta que los ladridos de Ishpa me desvelaron.

En ese tiempo abrazada a Morfeo..... Andrea me visitó.

Hace años conocí a una hermosa mujer. La primera vez que la ví apareció como una Ninfa de ensueño. Sus largos cabellos rubios caían libremente sobre un cuerpo perfecto. Era su rostro tan hermoso que no podía pasar desapercibida. Ojos grandes y azules. Nariz de gatita mimosa y unos labios carnosos endulzados con una sonrisa perenne. Se encontraba bailando en medio de la fiesta del carnaval y yo, en una esquina disfrazada de payaso triste, tocaba la acordeón. Por arte de bilibarroque, nuestras miradas de cruzaron. Me sonrió y le devolví una triste sonrisa. Luego me pasé la noche contemplando su hermosura.

Volvimos a encontrarnos varias veces. Saludándonos con una sonrisa tímida. Desapareció por un tiempo. Cuando volvió su mirada estaba vacía. La hermosura de su rostro, demacrado. Su cuerpo frágil y esbelto, lucía tremendamente delgado. La ví caminar, cabizbaja, muy despacio. Quise acercarme a preguntarle "puedo ayudarte en algo?" pero no tuve el suficiente valor para hablarle.

Era el mes de Febrero.

Una tarde vino a visitarme una amiga de aquel tiempo. Ella fue quien me comunicó la triste noticia. Lloré durante un mes y me sentí una escurridiza lagartija. Me sentí un demonio viviente. Por qué no me acerqué a ella aquel día? Posiblemente.........

"no te comas el coco" Nadie podría haber hecho nada.
O si, contesté, nunca lo sabremos.

Anoche en sueños, Andrea vino a visitarme. Hermosa como la primera vez. Danzaba entre tules blancos. Acarició mi frente. Besó mis labios y reiteradamente susurró a mi oído.... vente conmigo! vente conmigo!

Desperté sudando y llorando. También enfurecida.

Hoy está nevando. No me duele el cuerpo. Tampoco estoy cansada. Tengo el Alma congelada y una idea irrevocable: Perdoname Andrea, pero elijo no irme contigo. Tan sólo porque amo a una mujer como nunca he amado a nadie. Ella es mi Sirena y jamás, por muy mal que esté, traicionaré a mi amada.

1 comentario:

  1. Hola, soy Chelo, deseo que estes mejor que yo, aunque parece que se calma un poquito, gracias por la visita, un beso.

    ResponderEliminar