8 nov. 2009

JABONCILLOS





HOTEL CARACOLAS


DON IGNACIO: Sentado en una mesita escribe una carta que lee en alto


Estimada Sra. de la Limpieza:

Por favor! Sra. NO VUELVA A DEJAR MAS DE ESOS JABONCILLOS EN MI CUARTO DE BAÑO! Llévese los 6 jaboncillos que están junto al grifo del lavabo y los otros 3 de la jabonera de la ducha. Solamente sirven para molestar!

Muy agradecido. 

 




















Don Ignacio en batín azul y zapatillas,  sale de la habitación para dar una vuelta por el jardín. Resbala con un jaboncillo que se encuentra en la puerta. 





ENTRA MILAGRITOS A LA HABITACIÓN DE D. IGNACIO. LEE LA CARTA Y A SU VEZ ESCRIBE:


D. Ignacio:


No soy la Sra. de la limpieza que atiende habitualmente su habitación. Soy Milagritos, la que limpia con salero  toas colillas que Vd. deja en el cenicero. 

Hoy es el día de descanso de mi compañera y mañana será ella quien podrá atenderle.

Sin embargo, siguiendo sus instrucciones retiro los 6 jaboncillos de su lavabo y los otros 3 de la jabonera de la ducha. Los pondré encima del aparato de toallitas kleenex por si cambia Vd. de opinión. Así que sólo encontrará los 3 jaboncillos que he dejao hoy siguiendo las instrucciones del Jefe del Servicio del Hotel. Espero que sea satisfactorio para Vd.

Atentamente,

Milagritos






 D. Ignacio entra en la habitación cojeando por el tortazo que se ha dao resbalando con el jabón. Lee la nota de Milagritos y escribe:





Estimada Sra. de la Limpieza.

Espero que sea mi Sra. de la limpieza habitual. Parece ser que Milagritos no le comunicó mi nota referente a los jaboncillos. Cuando regresé a mi habitación me encontré había añadido, 3 jaboncillos al estante debajo del botiquín, encima del aparato de las toallitas!! 

No necesito para nada esos jaboncillos del estante. Me molestan cuando me afeito o me lavo los dientes. Por favor! lleveselos de ahí! 


Sale, enfurecido, de la habitación.


Entra Cipiustrina, dispuesta a hacer la limpieza, cuando descubre la carta de D. Ignacio. La lee y a continuación escribe:


D. Ignacio.

Ha sido mi día libre, por lo que la doncella suplente, es decir Milagritos, dejó los 3 jaboncillos como mandan los Jefes de Servicio del Hotel. He recogido los 6 jabones que al parecer le molestaban en su aseo personal y los he puesto en la jabonera de la ducha donde había una pastilla de jabón que, al parecer, le pertenece.

Esta pastilla la he guardado en el botiquín por falta de espacio en la jabonera. No he movido los 3 jaboncillos que habitualmente se guardan en el botiquín para el caso de entrada de un nuevo cliente en la habitación, norma de la Dirección del hotel.

Atentamente y a su servicio,


Cipiustrina González.

Sale de la habitación llevando la nota en la mano, pues se le ha olvidao dejarla a la vista de D. Ignacio.




RECEPCION DEL HOTEL.


La Eufrasia (Encargada del mantenimiento del orden ó más bien, desorden, q ya sabemos q a  La Eufra to se olfida).....


Está llamando por tfno a la habitación de D. Ignacio, pero como no contesta, deja un mensaje en el contestador.


A la Atención de D. Ignacio.


Soy La Eufrasia, Encargada Suplente del mantenimiento del orden del Hotel Caracolas.

M'han informao esta mañana  Vd llamó la pasada noche y dijo  no estaba satisfecho con la atención del servicio de limpieza de las habitaciones.

Hemos asignado a Milagritos como encargada de los jaboncillos esperando acepte nuestras disculpas por las molestias causadas.

Si desea presentar cualquier otra queja, me gustaría poder atenderle personalmente. Llame por favor a la extensión 6969 de 08 a 17 horas y le atenderé gustosa.

Pregunte por la Eufrasia Carrasco  Vda de Ladislao  Petrodolares. La hermanica de Dña. Rogelia.

Muchas gracias.



Entra D. Ignacio a su habitación. Escucha el mensaje que parpadea en el teléfono y comienza una nueva carta:


A la atención de Dña- Eufrasia Carrasco Vda de Ladislao Petrodolares:


Es imposible ponerme en contacto con Vd telefonicamente xq tengo q abandonar el hotel cada mañana a las 07.00 horas por cuestiones de negocios y no regreso hasta las 21 horas más ó menos. Por esa razón llamé a  Cipiustrina González;  Vd. ya había terminado su jornada laboral. Tan solo solicité de dicha Señora si podrá hacer algo con mi problema de jaboncillos... sin obtener respuesta alguna. Podría haberme dejado una nota!!

La nueva doncella que han asignado a mi habitación, Milagritos, ha debido pensar que acabo de llegar al hotel y por ello ha dejado 3 jaboncillos más en el botiquín de mi habitación y los otros 3 que reparten por cada habitación!! En dos  días llevo amontonados 24 jaboncillos!!! Por qué me hacen esto???


Desolado, se tumba en la cama y se queda dormido.




A la mañana siguiente entra La Eufrasia en la habitación que ya ha escuchado el mensa de don Ignacio.



Le escribe una nota:



Distinguido Sr.:


Su doncella Milagritos ha recibido órdenes de dejar de repartir jabón en su habitación y llevarse todos los jaboncillos.

Si podemos serle de más ayuda llame a la Ext. 68+1.

Atentamente,


La Eufrasia.



Sale de la habitación muy contenta, sujetandose el refajo.



APARECE D. IGNACIO. Despeinado, angustiado, con barba de cuatro días.... El pantalón naranja del piyama, negro como el carbón. Ha vuelto a resbalar en el jardín con una pastilla de jabón!!!  



- Mi pastilla de jabón ha desaparecido!!! Se han llevado todas las pastillas de jabón de mi habitación! Ayer noche llegué tarde y no pude ducharme!!! el agua estaba fría!!! y ahora estoy lleno de lodo y sin jabón!!!



LLAMA A RECEPCIÓN Y LE CONTESTA UNA NUEVA VOZ....



- POR FAVOR! NECESITO AYUDA... NO TENGO JABÓN!!!!!!!!!


AL INSTANTE SUBE EL BOTONES, ENTRA EN LA HABITACIÓN Y LE DICE A D. IGNACIO


- TRANKI PAISA, SI NO TIENE VD JABÓN AQUI LE DEJO EL MARIGUANO CHOCOLATERO... VERÁ VD Q COLOCÓN....






 SALE CORRIENDO PARA IR ANUNCIAR A LA EUFRASIA QUE EL HOTEL ESTÁ LLENO DE RATAS!!



- Ratas??? Pero que dices desgraciado! a ver si te oyen los clientes y se espantan!!




LA EUFRASIA se dirige a la habitación de D. Ignacio.


Ah está Vd. ahi!! Le diré que he informado a la Administración  de su problema con el jabón. Sinceramente, no puedo comprender el motivo de su preocupación ya que todas las doncellas tienen ordenes estrictas de repartir 3 jaboncillos diariamente por habitación y ahora se queja Vd. de no tener jabón!!

He cursado las ordenes necesarias a fin de resolver su preocupación. que yo, a mi edad y con mi cargo, me ocupo y no me preocupo. 

Por favor, acepte mi más sinceras disculpas por las molestias ocasionadas y... vaya.... le encuentro un poco "tiradillo"... se siente Vd. bien?


- Déjeme solo, por favor, necesito descansar

- Lo que Vd. mande, caballero. Aunque permita que le recomienda un buen baño relajante ......

- Que me deje! carajo!

- Por dios q humos se gasta Vd.! vale vale... ya me llamará más tarde.


Sale de la habitación y D. Ignacio, envolviéndose en el edredón azul de plumas de gallina, vuelve a quedarse profundamente dormido.



Entonces sueña....... sueña que se está bañando con agüita calentita y sales de baño del Mar Caribe. Sueña que su pastilla de jabón le quita el ojo de gallo del pie izquierdo. Sueña plácidamente.... hasta q de repente!!! del agua de la ducha caen jabones! Del suelo salen jabones! De las ventanas verdes del baño y hasta debajo de los azulejos.... Jabones, jaboncillos de colores por todos los rincones y hete ahí que D. Ignacio, presa de un ataque de ansiedad, se come los jabones! Los de chocolate, y también los de manzana. Los de aloe y marijuana!! Los de petalos de rosa y los de romero!!




Engulle ávidamente todos los jaboncillos. Devora con ansia los jabones apartando las caracolas que de un salto se pegan en las paredes muertas de risas...


  A D. Ignacio lo encontró el botones, tirado en el sillón



Ya te dije, compadre, cuidado con el jabón mariwuanero.... menudo colocón!! y se marcha flipao cantando por el pasillo... si no tienes mistol, lava los platos con mi jabón. Si tienes pena por la mañana, lávate con el jabón de manzana. Para tener la vida sana, utiliza el jabón de marijuana;  Tate brother! lavate con el jabón de chocolate...... sha la la la la oh oh oh...pero no te lo comas guey! q aunque parecen bombones son pa lavarte los talones! sha la la la la oh oh oh.






4 comentarios:

  1. que arte tiene mi niña...tanto para crear como para escribir.
    Eres un ser especial linda.
    besitos y hasta muy pronto....tengo unas ganitas de tenerte aqui.

    ResponderEliminar
  2. ajajajaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

    ay hermanitaaaaaaaa!!! pero que bonitos te están quedando, cada día mejor!!! y que gracia tienessssssssssssss!!! Besitos mi niña!

    Sonrisa de Colores

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado la narración, me he reído mucho y los jaboncillos preciosos. MAR

    ResponderEliminar
  4. eres increible vecina
    muy pero que muy bueno
    un beso. NACHO

    ResponderEliminar