28 may. 2009

RODRIGO

Cuando nos conocimos.......... me impresionó nuestra primera mirada. Dos autenticos desconocidos a pesar de ser lo que somos, observandose detenidamente entre el asombro y la sensación de no poder creer lo que estaba sucediendo. Tres días tres fueron el regalo que los dioses nos otorgaron y juntos recorrimos la gran Ciudad. Mi bello prohibido. Mi niño adorado. Al que nunca pude sacar a pasear porque nos robaron los años de tu infantia y mi adolescencia. En esta horrenda semana, donde la locura y la desesperación hacen mella en mí, me abres una ventana para poder observarte, sin voz ni voto, aunque más cerca. Esperando te llegue el amor que por tí siento, así, a escondidas, sin contacto alguno, sin poder expresarte mis sentimientos. Sin poder entender por qué, cómo y cuando.
Nuestra despedida... hace ya 7 años. Y en mi memoria tus palabras....no llores. Lo siento pero no puedo dejar de llorar. A pesar de visualizar en mi mente imagenes de felicidad. A pesar de creer en un hoy y mañana "más mejor". A pesar de los esfuerzos por "estar bien" recuerdo las palabras de la mussa: Un Angel se cruzó en el camino justo en el momento del nacimiento de Rodrigo. Sin embargo, a la misma hora del nacimiento de su primogenita, fue el demonio quien sentenció: Sufrirás mujer... sufrirás lo indecible durante el resto de tus días. Aunque hoy, a pesar del rostro serio, del Alma muerta, del corazón roto y oxidado... pienso en tí, Rodrigo, y una lucecita de esperanza medio alumbra a este ser muerto en vida. Rodrigo.... Rodrigo.............

No hay comentarios:

Publicar un comentario