8 may. 2009

LOLA LIROLA


Se acercó una noche de luna llena. Tienes fuego? Preguntó, al ver q fumaba un cigarro sentada en el portal de la casita del mar. No tienes frío?

No, contesté, volviendo a la contemplación del hermoso paisaje. Ella comenzó hablar. Que ayer casi me muero por tragarme una papa frita que se me quedó aquí atrapá. Yo te conozco, tú a mí no? Te vi en una fiesta de una actriz que aquí habita. Tú también eres actriz, verdad? Bla bla bla bla y más bla a los que contestaba con monosílabos. Estaba en la luna esa noche y la voz de la visitante sonaba lejana.

Al terminar mi cigarro también di por finalizado su monólogo con unas buenas noches. Cuando soy fría soy inaccesible y a veces la luna me torna así.

A la mañana siguiente descubrí en la ventana de la casita, dos hermosas rosas que alguien me había dejado.

Ella volvió a saludarme. Presté más atención a sus palabras descubriendo me encontraba ante un ser al que la vida no había sonreído con bastante frecuencia y así fue como iniciamos una conversación.

Las rosas continuaron apareciendo todas las mañanas. Me preguntaba quién sería la mano que ahí las posaba y lo descubrí días más tarde cuando ella inquirió si me gustaban las rosas

Si, me gustan, cómo no. Pero no me gusta el acto de decapitar flores.
Pues yo seguiré cortando flores para ti.

Lola me confesó aquel día que desde que me conocía un rayo de esperanza había llegado a su vida.

A las flores añadió muebles que encontraba en la calle, leche en polvo que conseguía de la cruz roja, una preciosa muñeca india de porcelana……….

Un día le conté que estaba enferma. Le hablé de la fibromialgia y ella no podía creer lo que le estaba contando hasta que llegó la bruja descubriendo lo cruel que puede llegar a ser.

Aparta de esta mujer estos dolores, gritó al cielo, llévame a mí y quítaselos a ella, gritaba mientras elevaba los brazos al cielo.
Anda Lola! Mira que eres histriónica, eh? No ves que dios no nos escucha……

Nos convertimos en un par de amigas que compartían días, comidas, risas y lágrimas.

Mi vecina de aquella, argentina de nacimiento, llegó con el chisme de que si algunos hombres andaban diciendo que ya se veía de qué pie yo cojeaba.
Al no entender su comentario ella me explicó andaba en boca mi condición sexual.
Vaya con la gente metiche! Siempre viviendo a costa de la vida ajena
No soy lesbiana ó si lo soy. y soy una lesbiana reprimida. Me gustan las mujeres. Existen mujeres tan hermosas! Y me gusta la belleza. En algunas ocasiones he deseado besar a una mujer y lo hice. Y allá, cuando era mucho más joven, me enamoré. Si me enamoré de una mujer pero fue, como todos mis amores, imposible.

Así que cuando Lola llegó esa tarde con la noticia de que un camión había descarrilado y la carretera se encontraba repleta de pepinos, ni cortas ni perezosas nos dirigimos al lugar para recoger unos cuantos.

Ahí se encontraba un pepino gigante. Hermoso. Verde reluciente y duro.

Se me está ocurriendo una idea Lola

Al llegar a casa, el pepino gigante hermoso verde reluciente y duro quedó fijo a la puerta

Durante algunos días, antes de que el pepino claudicara debido al potente sol, al pasar frente al umbral de la casa se oía la pregunta de

Que hase ese pepino ahí?
Y una voz contestaba…..
Porque es lo que más me gusta…. El pepino!

Lola y yo nos partíamos de risa

Pero en fin, Lola si era lesbiana y cuando se ponía de macho a mí me sacaba de quicio.

Que si me muero por comerte el coño, nena
Que vaya culo que tienes
Que por un beso de tu boca yo daría lo q fuera

Cuando volvió la bruja atacarme Lola entro a la habitación y me dijo

No aguanto verte sufrir así. Te voy a dar una cosa
Y sin más preparo una raya.
Lola yo no consumo cocaína
Quieres quitarte esos dolores?
Si
Pues snifa una raya ya verás como pasan

Y así fue. Si! Vendería mi alma al diablo si me quitara la angustia, el miedo, la rabia, impotencia, ansiedad que produce la enfermedad. Así q en ese momento snifé snifé respirando a tope el polvo blanco.
Surgió efecto a los cinco minutos. Me levanté presa de una alegría inmensa y vistiéndome nos fuimos a dar un paseo por la playa.

A esa raya continuaron más………….. Hasta que un día me di cuenta que no era el camino idóneo. Que estaba cayendo en una posible adicción y que, aunque en ese instante era un antídoto potente contra la fibromialgia y todos los síntomas que padezco esa no era la solución. Empecé a darme cuenta que Lola era peligrosa para mí y decidí decirle hasta aquí hemos llegado.

La separación fue dolorosa. En realidad Lola era mi compañera. Yo, su Diosa. Me escribía poemas y trataba por todos los medios de hacerme feliz pero sus actos me estaban llevando por mal camino.

Después de dos meses sin vernos nos encontramos. Xao le dije y ella, acercándose toda contenta me pregunto: volvemos a ser amigas?
Lola amigas como antes no, pero eso no quiere decir que cuando te vea te salude porque no tengo nada contra ti.

Y así fueron nuestros encuentros desde entonces.
Un xao Lola
Un Guapa Guapa que cada día eres más guapa, por su parte.
Y una sonrisa agradeciendo sus palabras… que me miras con muy buenos ojos.

Sonó el teléfono. Sabes que Lola está muy enferma?
Vaya. Lola siempre está enferma. Como yo.

A la semana siguiente volvió a sonar el teléfono a mil kilómetros de distancia.

Lola ha muerto.

Ahora que he vuelto al pueblo he ido al cementerio. en una lápida donde está escrito su nombre, deposité una rosa robada. No me gusta decapitar rosas pero esta vez la corté del jardín para llevársela a ella que en vida me regaló tantas.... y entre lágrimas me acordé de sus palabras……… cuando conoció a la fibromialgia.

Y mientras todo esto escribo.... la mente esta mente incombustible canta una canción de Mecano
Mujer contra mujer

Nada tienen de especial
dos mujeres que se dan la mano


No hay comentarios:

Publicar un comentario