11 may. 2009

Fibra

Fibra fibro, fibromialjosa,fibromialgeando... fibrada de la chingada.
A nada q hago me canso a poco de estar en pie. El mar suena enfurecido. Un rayo de sol atravesó los cristales empañados de salitre en el ventanal que se asemejaba a una cárcel donde me encontraba encerrada presa de dolor. Me pregunté: que hago aquí, en esta celda. Proteger mi cuerpo del frío del norte y de la tremenda humedad que ataca cruelmente, contesta mi amiga invisible llamada Soledad. Estoy sumergida en un abismo oscuro, le digo. En mi interior angustia me consume ante este incesante mal sentir. Entonces canto... si canto para engañar al cerebro o pienso en cosas bonitas.... recuerdo gratos momentos. Otra veces vuelo sobre el dolor... Si vuelo!
Batallo diariamente contra esta absurda y tan cruel enfermedad que se apodera de mi cuerpo pensando que dos millones de personas en España la padecen. En su mayoría mujeres. ¿Por qué siempre nos toca a nosotras? Se nos diagnostican y sufrimos trastornos depresivos y ansiosos. Algun@s osad@s, mas bien ignorantes de malestar, se atreven a espetarte: ¡Estas imaginando todo! Como si imaginar tanto dolor fuera divertido. Realmente vivimos deprimidas cuando nos ataca la enfermedad invisible que tan sólo nosotras sentimos y contemplan familiares o personas que te rodean. Cuesta aceptar quienes hemos sido y quienes somos. Mas duro pensar quien vamos a ser pues el tiempo no se detiene. Y duro, también, observar a ese ser en el que nos convierte. Hoy, otro día más paralizada por este dolor crónico generalizado, este tremendo cansancio que se apodera de todo mi ser. El porque a todo esto no tiene respuesta. Siento que me voy y aun estoy aquí.... tremendamente dolorida.
Despierto. Mis ojos vuelven a abrirse a una realidad que me asusta. Estoy muy cansada. Al mirarme en el espejo encuentro a la persona en que esta invisible enfermedad me transforma. Esa mujer que destaca por su energía vital se convierte en un cuerpo encorvado de dolor, desencajado el rostro como consecuencia. Logro sonreir a esa otra yo y saludarla como si se tratara de una antigua conocida, hace ocho años que me acompaña, que viene a visitarme. Siempre es ella quien ataca y me vence tumbándome hasta que me desvanece, consigo sorprenderla con la sonrisa hipócrita que le brindo. Nada mejor que combatir al enemigo con sus propias estrategias y poder reírse hasta de tus propios alifafes.Sin embargo............ hoy no puedo soneirle. Hoy me tiene herida
Anclada a una cama. Dolorosamente dolorida, ida, da. Atada a una cama un día más. Dolor en todo mi cuerpo. Quiero moverme y no puedo, no puedo. Sopor, mareo, cansancio, terrible fatiga. Mil pinchazos recorren mis fibras. Cruel fibromialgia me transformas en un ser indefenso. Fimobialjosa soy. Dura patología. Rara. Penetrante. Enigmática. Desconcertante. Invalida. Doy fe de ello. No mata, pero cuando ataca impide vivir sin dolor.Fibrocadena. Cruda realidad. Cuando vuelve quiero gritar y no puedo. Mis pulmones no tienen fuerza. Quiero escapar y mi cuerpo no reacciona.
En incontables ocasiones no puedo hacer nada. Ni tan siquiera leer el libro que me reclama desde un rincón puesto que, increiblemente, y a pesar de no ser un grosso vólumen, me pesa. Nada, nada. Naúfraga en un mar de tristeza esperando pase el tifón. Esperar que pasen las horas como las olas. Escuchar música que acompaña a las mil lágrimas que inundan mi rostro.
Lucho contra esta enfermedad desconcertante, cruel y malita que me acompaña. Mi aliado es el Sol y las olas del mar endulzan pensamiento nauseabundos que pululan por mi cerebro, el único lugar donde no siento dolor. Este tiempo tan amargo pasa muy despacio. Me duele, me duele tanto el cuerpo que me duele el alma y.... al final, ya no sé que duele más.
Así, un día tras otro, salvo efímeros periodos, ¿como evitar no sentirse deprimida? Entretanto, la vida continua y la pierdo, se escapa. Tan sólo puedo esperar, esperar vuelvas a marcharte. Esperar que los mediamentos me hagan dormir y no sentir dolor. Soñar despierta con un mar repleto de caracolas y sirenas. Relajarme. .....
Esto es vivir con fibromialgia. Enfermedad que nos obliga a convertirnos en autenticas guerreras. Enfermedad para muchos desconocida al igual que sus causas. El modo de combatirla depende de cada paciente. En mi caso, prefiero la medicina alternativa a la general, de la q me quedo con el paracetamol. Y cuando no puedo moverme, porque me paraliza el dolor debido a la hipersensibilidad existente en mi organismo, me quedo “quietesita” a veces llorando lágrimas lilas. Acabada, tremendamente dolorida, esperando pase, como pasa todo en la vida. Es entonces, cuando vuelvo a resucitar dando gracias al Universo por otorgarme descanso. Cuando la sonrisa acude nuevamente a mi rostro y un rayo de luz ilumina mi mirada. Es como si los ultimos quince dias fueran una horrible pesadilla. En entonces cuando revivo, a sabiendas volverás a atacer cuando menos me lo espere....
Añoro la salud que me has robado, a mí y a tantas mujeres. Y ya que las estadisticas indican que somos tus victimas mujeres sensibles, inteligentes y emprendedoras no queda otra que sacar fuerzas de la nada para continuar viviendo acompañadas de tu invisible crueldad y tus incontables visitas, pinche fibrojulandrona.
Fibra Kno

2 comentarios:

  1. A.C.S. por ti y para ti,sabes que siempre te llevo dentro de mi corazon.......A.A.F.

    ResponderEliminar
  2. Bien Fibra Kno, muy bien relatado, impresionante.
    Yo cada dia al levantarme y verme en el espejo, me rio y digo "Alegrate estas vivo" y a por otro dia mas sin importarme como lo haga ese día.
    En 18 meses que llevo, ya he aprendido cules son mis limitaciones, y hasta ahi, es la mejor forma de vencer a este fantasma, dandelo caña.

    Cuidate un abrazo
    Juan Vilas

    ResponderEliminar