29 ene. 2009

Querida Nebra

Agosto 2008.

Guardo en mi memoria y también en un rincón del corazón las tardes en las cuales paseabamos por la playa, toda ella, tan sólo para nosotras. Cuánto hemos gozados las dos juntitas, verdad?
Ahora los días son calurosos y nuestra playa se encuentra repleta de coloridas sombrillas, humanos inconscientes que arrojan a la orilla del mar multitud de ditritus. Ya sabes... la mayoría de los humanos son un poco marranos.... Los observo alucinada! Con decirte que el otro día escuché gritar a un niño, cuchiquincle por supuesto, cuando acababa de zambullirse en las aguas cristalinas del Mediterráneo, “ay que asco! Papáaaaaaaaaa esto esta lleno de peces!” . Lamenté que en ese instante el mar no se encontrara repleto de medusas....
Al igual que tú, al percibir un “mishi”, cuando asoma sobre las olas del mar un plástico de colores, ó blanco, me da igual!! pero plástico al fin, elevo las orejas y rauda me lanzo a las aguas a recoger esa bolsa que alguien arrojó sin recordar que ese no es su lugar. Los veraneantes se quedan congelados cuando salgo cargada de sus mierdas y les lanzo una mirada asesina. Te puedes imaginar sus caretos asustados al contemplar a esta hembra medio desnuda de rasgos ahora más indios que nunca debido al intenso color tostado de mi piel. Creo hasta deben conocerme como la salvaje de la playa sin darse cuenta que realmente los salvajes son ellos al no respetar a la Madre Naturaleza. Qué ganas tengo de que se vayan! Qué vuelvan cuanto antes a sus hogares en la ciudad! Son ellos los causantes de que no pueda ir a buscarte. Ya sé que cada vez que ves pasar una bicicleta sales corriendo a la puerta de la tienda a ver si es tu comadre, pero Nebra, ahora no permiten que una hembra como tú esté en la playa. Ahora la playa es de los marranos! Una auténtica invasión incontrolada!
Echo mucho, muy muchisisímo de menos y más tus mimos y arrumacos. Nuestros juegos y carreras. Nuestros abrazos y besos. Esa forma que tienes de mirarme diciéndome tanto sin pronunciar palabra.
Te veo todos los días. Me asomo a escondidas a observarte, sin que tú percibas mi presencia. Desde el cristal del escaparate te miro mientras una lagrimilla se escapa entre las pestañas aún pegadas, de mi ojo izquierdo. Me oirías contarle a JP confundí las gotas de los ojos con el pegamento. No me quedé tuerta porque estoy convencida de la protección que los dioses me ofrecen.
Pronto llegará Septiembre........ mes en el que abandonareis esta localidad donde nos conocimos. He pegado una fotografía en la puerta del palacio en el que habito y ahí estás tú y JP regalándome vuestras sonrisas tan frescas y transparentes como el agua de la fuente. Sé que con vuestra partida me quedaré más sola que nunca en este lugar que elegí para vivir y no veas que profunda tristeza se apodera de mí a pesar de la grata sensación de saber nuestra amistad jamás tendrá fin porque siempre estaremos unidas.
Te quiero Nebra. Eres un ser tan sensacional que me conquistaste nada más conocernos. Algo similar sientes tú. Me lo has demostrado siempre y en cada momento. Ya no sigo.... las lágrimas impiden que vea las letras.......
Un beso Amiga que has sabido cuidarme y protegerme, al igual que un fiel amante, en los momentos en que mi cuerpo no podía moverse......




Calahonda, Enero 2009
Qué sorpresa tan tremenda nos llevamos ayer!! JP, como siempre delicioso, no anunció nuestro encuentro y cuando salí a abrir la puerta.... esperando su llegada.... un grito de alegría surgió de mi garganta. Tanto a tí como a mí se nos abrieron los ojos desmesuradamente y Ahi las dos nos abrazamos, nos besamos y saltamos como tan solo saltan las hembras que se quieren y llevan tanto tiempo alejadas. Ibamos a quedarnos juntas unos cuantos días, mientras JP vuelve a recorrer España pero no fue así........y al enterarme de que, al retornar a vuestro hermoso cortijo, te escuchó llorar detrás de la puerta, he tenido que hacer un gran esfuerzo para no maldecir a quien tú sabes.
Perdoname Nebra pues ahora sé que tú también anhelabas nuestro fin de semana.
Creo que fue Cherteston quien dijo eso de “mientras más conozco a la humanidad más quiero a mi perro”. Yo no tengo perro, pero si puedo decirte que mientras más descubro la crueldad de los marranos, (uy perdón, quise escribir los humanos!, ) más te adoro Nebra y jamás volveré a caer en la tentación de creer a quien engaña con semejantes artimañas. Ahora esperaremos a que JP retorne de su viajes y ten seguro que pasaremos nuevos días inolvidables.






1 comentario:

  1. Sois tal para cual...
    En breve te esperamos Nebra y yo en el cortijo (sabes que tienes una invitación pendiente).
    Besos (mios) y lametones (Nebra).

    Blindado

    ResponderEliminar