14 dic. 2007

ADOLESCENCIA

Aún no contaba 14 años cuando conoció el primer beso. Ella no descubriría hasta muchos años más tarde se trataba del beso de Judas, el primer beso al final de la fila del cine de los domingos. No recuerda si la butaca era el número 13, qué importancia tiene, el caso es que en aquel cine, llamado Fidelidad, todos los domingos por cinco pesetas veían peliculas de vaqueros protagonizadas por J. Wayne. El pasó su brazo por encima de sus hombros. Ella, asustada, empezó a temblar. El le susurró al oido: dame un beso que sino todas las cartas que me has escrito se las enseño a tu padre.Oh Dios mio Bendito! A mi padre no!!! que es capaz de romperme otra vez la cara que ya la semana pasada me dejó marcada; Oh por favor! María Santísima Virgencita de Guadalupe y todas las puras e inmaculadas santas... a mi padre no, que se quita el cinturón y me pega. A mi padre noooooo. Yo no he escrito nada malo, tan solo sentimientos y sensaciones, pensamientos y tonterías... pero por favor... por favor....Entonces ella accedió a darle un beso en la mejilla y un pikito en los labios. Pero nada más. Q quiero tocarte una teta... No.... Q quiero meterte mano en la entrepierna... No... Un beso, tan solo un beso inocente... y la súplica de no le digas nada, no le enseñes nada, que no sepa mi padre que hablo contigo.Miedo miedo miedo al gran macho. Temor, confusión, paranoia.......Él era sobrino de un camarero del Restaurante de su padre. Estudiaban juntos en el mismo Lyceo. Vesti2 de azul, gris y blanco. Ella con su pichi gris, como hoy se encuentra el cielo; él con sus pantalones largos. Se habían conocido en La Melchoera que así se llamaba el Restoran famoso en la población por sus buenas comidas. Ël le había contado q no tenía madre, que se había muerto y ella q sabía lo q era no tener madre, pues la suya se había perdido, sintió mucha pena por aquel mocoso que por aquella rondaba 16 años pero a los ojos de ella era casi todo un hombre, sobretodo cuando le pidió si quería ser su novia y ella se ruborizó toda y se sorprendió cuando de sus labios salió el monosílabo afirmativo que logró en un mes más tarde apareciera su nombre escrito en las paredes de las calles de aquel bonito pueblo donde vivían tan cercano al mar. Acompañado su nombre de aquel adjetivo que ella tanto escuchaba en boca de su padre. Lloró largamente en su habitación preguntándose si verdaderamente era una hija de puta y allí que en las paredces de las calles q existían desde su casa hasta el Instituto, en grandes letras blancas escrita scon tiza decía..... Ella y El.. Ella y Morán... Dos para una..................Morán era su amigo del alma. Su vecino de la calle de atrás. Siempre caminando juntos hacia el Instituto, la biblioteca o el cine. Juntos jugaban en pandilla, andaban en bicicleta y juntos reían. Sin embargo.... por lo visto, al ser novia de El no podía ser amiga de Morán porque por eso habían escrito esas barbaridades... Quien habrá sido? Se preguntaba la chiquilla cuando descubrió las malditas pintadas.... y sin darse cuenta, en ese preciso instante, apareció en su vida. Se encontró con el primer futurohombre celoso y machista, por tanto cobarde y violento, animal con cordura que mata y tortura a la mujer.Mientras recibía aquellos cinturonazos en su cuerpo se juró asimisma q nunca nadie le iba a prohibir, a cortar, a pegar nuevamente por querer ser libre. Mientras los insultos de su padre caian sobre ella como grandes losas de cemento, sin saber q tardaría muchos años en poder librarse de aquel mal. Nunca pudo encontrar el amor perpetuo. Es una paparruchada inventada por los humanos. Todo lo q empieza termina. Hasta la propia vida. Nunca pudo encontrar un hombre q supiera entender la diferencia existente entre la relación de dos sexos distintos. Y cuando llega la noche asomándose Venus en el cielo... se abraza y se besa, enloquece porque sabe q el tributo a pagar por su pensamiento.... es la soledad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario